Según estimaciones de expertos en seguridad social, la nueva ley de movilidad jubilatoria debutará en marzo con un incremento trimestral del 8,07% para las jubilaciones, lo que elevará el haber mínimo de $19.035 a $20.571.  

Sin embargo, el alza será inferior a la inflación de los primeros meses, que rondará el 11%, por lo que el Gobierno sumaría un bono para compensar la diferencia con el encarecimiento del costo de vida. Igualmente, se espera que la suba de precios empiece a moderar su suba hacia la segunda parte del año. 

Con la presente ley, los haberes jubilatorios tendrán ajustes cada tres meses en base a una fórmula que combina 50% del índice salarios (Indec) o Ripte (Ministerio de Trabajo) y 50% de la recaudación de Anses.  

Así, para el cuarto trimestre de 2020, la nueva norma tiene un rezago de tres meses para calcular el aumento. El Ripte arrojó un aumentó 8,17%; el Índice de Salario del Indec 9,42% y los Recursos Totales de la Anses, entorno al 6,7%, lo que da un incremento para los adultos mayores de 8,07% entre marzo y mayo.