De acuerdo al último informe del Indec, en el primer trimestre, el producto interno bruto (PIB) creció 2,5% en comparación al mismo periodo del año pasado. En comparación con el cuarto trimestre del 2020, la economía se fortaleció un 2,6% y la tendencia-ciclo mostró una variación positiva del 3,5%.

Frente al cuarto trimestre de 2020, en términos desestacionalizados, se observaron subas en todos los componentes de la demanda agregada. El consumo privado creció 2,9%, el consumo público (1,4%), la formación bruta de capital fijo (6,1%) y las exportaciones (19,2%). Sin embargo, en la comparación con el primer trimestre de 2020, se registraron caídas en el consumo privado (-0,7%) y el consumo público (-0,5%), mientras que crecieron las exportaciones (1,2%) y la formación bruta de capital fijo (38,4%).

Por el lado de la oferta, en el primer trimestre se destacaron los aumentos, respecto al mismo período del año pasado, en construcción (21,3%) e industria manufacturera (11,4%) mientras que hoteles y restaurantes descendió 35,5%.

La evolución macroeconómica de los primeros tres meses del año determinó, de acuerdo con las estimaciones preliminares, una variación en la oferta global, medida a precios del año 2004, de 5,5% con respecto al mismo período del año anterior, debido a un crecimiento de 2,5% del PIB y a la variación de 18,8% en las importaciones de bienes y servicios reales. A su vez, el consumo privado cayó 0,7%, el consumo público descendió 0,5% y las exportaciones de bienes y servicios reales registraron un incremento de 1,2%.

En términos desestacionalizados, con respecto al cuarto trimestre de 2020, las importaciones crecieron 13,5%, el consumo privado registró un incremento de 2,9%, el consumo público aumentó 1,4%, la formación bruta de capital fijo tuvo una variación de 6,1%, mientras que las exportaciones se incrementaron 19,2%.