Según informó el INDEC, la capacidad instalada de la industria se ubicó en el 63% y mostró su cuarta caída consecutiva. Las razones: la apertura de las importaciones y la caída brutal de la actividad. Es claramente el sector más golpeado por las políticas macristas. 

Así las cosas, la utilización de la capacidad instalada en la industria descendió al 63 por ciento en agosto, el nivel más bajo del año, lo que significó una caída de casi 4 puntos porcentuales con relación a igual mes de 2017.

Luego de un breve repunte en 2017 y principios de 2018, la industria volvió a mostrar pésimo rendimiento. Se trata del sector que genera puestos de empleo de mejor calidad. La caída del sector manufacturero explica, en buena medida, la grave situación laboral que atraviesa el país desde enero de 2016. 

Si se compara con el Gobierno kirchnerista, la industria está en una peor situación. En octubre de 2015, la capacidad instalada llegó al 71%, 8 puntos por arriba de lo que pasa ahora.