La inflación de mayo se mantuvo en el 1,5% según lo informado por el INDEC este jueves. Sucedió en un marco de distorsiones en el relevamiento de precios producto del aislamiento obligatorio para prevenir los contagios de Covid-19.

Muy por encima del resto, el rubro que registró el mayor incremento de precios fue el de Prendas de vestir y calzado, con un salto del 7,5%, traccionado por aumentos en prendas de estación en un mes en el que se fueron abriendo los comercios en algunas provincias, tanto de manera presencial como online.

Detrás le siguió Equipamiento y mantenimiento del hogar, con un aumento del 2,8% producto del aumento en el salario para trabajadoras de casas particulares y un alza en bienes no durables para el hogar.

La suba muy moderada se debe a la cuarentena y su impacto sobre la actividad, que está paralizada hace dos meses. En ese sentido, es un dato positivo que alimentos subió solo 0,5%, ya que se trata de un bien esencial en el actual contexto.