"Después de las elecciones primarias del pasado 11 de agosto se registró un aumento de entre 9% y 11% para machos y livianos y 17% para vacas", comentó Miguel Gorelik, empresario ganadero y director de Valor Carne.

"Es posible que haya cierta dificultad para traspasar los nuevos precios al consumidor final y que eso actúe como contrapeso", dijo Gorelik. "El sector minorista tiene un 10% de margen que no ha podido recuperar desde principios de año", agregó en diálogo con La Política Online.

Sin dudas, esas cifras son el piso que hay que esperar para las subas de la carne en los próximos meses. La devaluación realizada por el Gobierno, que fue superior al 25%, impactará sobre los precios de forma contundente. Se espera subas superior al 5% mensual en agosto y septiembre. De esta manera, la inflación volverá a superar el 40%, por tercer año de cuatro gobernados por Mauricio Macri.