La crisis económica que desató el "mejor equipo de los últimos 50 años" continúa dando números que asustan a propios y extraños. Según el propio Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), durante febrero el Índice de Precios al Consumidor aumentó 3,8%, impulsado por la suba de tarifas y de los alimentos. Con este aumento, en el primer bimestre del año la inflación ya es del 6,8% y acumuló un alza del 51,3% en los últimos 12 meses.

El IPC arrojó el mismo valor que lo estimado por las consultoras y apenas 0,2 puntos porcentuales debajo de lo calculado por los gremios, que estimó 4% de inflación en febrero.

La inflación de febrero estuvo signada por un incremento del 5,7% en Alimentos y bebidas, del 6,4% en lo referente a los gastos en Vivienda, agua, electricidad, gas y “otros combustibles”.

Entre los alimentos que más aumentaron figuran todos los cortes de carne relevados, que al igual que en enero subieron en promedio 7%. Le siguieron la lechuga (+14,6%), la manzana (+12,6%), el filet de merluza (+10%) y el shampoo, con un alza del 11%.

Si bien el IPC Nacional tuvo un aumento del 3,8%, la región de Noreste tuvo el mayor incremento con el 4,5%, seguida por la del Noroeste con el 4,2%, siendo la Patagonia la de menor aumento con el 3%.

Días atrás el ministro del Producción, Dante Sica, había anticipado que los aumentos de tarifas y de la carne serían responsables de la suba publicada hoy. Sin embargo, fiel al estilo Cambiemos, dijo que espera que la "inflación (de febrero) esté por encima" de lo que se estima estará en marzo.