El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, tiene una casa de tres plantas en Belgrano. Sin embargo, no paga los impuestos correspondientes a esa propiedad ya que la casa figura como "terreno baldío" en los registros del Gobierno de Ciudad de Buenos Aires. 

Según hizo trascender Dujovne, la explicación es la siguiente: "Hace varios años se presentó el final de obra. En un momento hubo un incendio en parte de los archivos de la Ciudad de Buenos Aires y se quemó". 

No es la primera vez que el ministro tiene problemas fiscales. Se supo además que entró al generoso blanqueo que el macrismo propuso a todos aquellos que tenían plata en negro. Entre ellos, ingresó a la moratoria el propio Dujovne, quien blanqueó varios millones de dólares. Luego, sería elegido como el principal funcionario del equipo económico. Como se ve, un hombre muy transparente...