El primer semestre de 2018 volvió a ser malo para las editoriales, tanto comerciales como independientes. Los libros no se llevan bien con el modelo macrista: la producción y las ventan acumulan tres años de caída en picada. 

Según el relevamiento de la Cámara Argentina del Libro (CAL) la baja es de tres millones de ejemplares menos que en igual período de 2017.

A nivel de nuevos títulos, la caída es de cerca de 150 publicaciones menos con 14.100 en 2017 frente a 13.957 en 2018. Pero la baja de la tirada de ejemplares es mayor: 25 millones contra 22 millones. 

Cabe remarcar que en 2016 la cifra fue de 32,8 millones, es decir, 10 millones más que en igual período de este año. Y evaluando las cifras anuales y proyección para este año el panorama es más sombrío. El 2016 cerró con la edición de 63 millones, 2017 con 51 millones, y se estima que 2018 se quedará en 45 millones, según consignó Ámbito Financiero.  

"Es una crisis. Que no es de este año, ya vamos tres años en caída", reconoció Diana Segovia, gerente de la CAL, en diálogo con ámbito.com.