Dirigentes del sector agropecuario nucleados en la Mesa de Enlace se reunirán hoy por videoconferencia para evaluar una eventual respuesta a la decisión del Gobierno nacional de cerrar las exportaciones de maíz, mientras se contemplaba la realización de un paro con cese de comercialización y control de cargas.

La medida del Gobierno nacional tiene que ver con garantizar el abastecimiento local y evitar un impacto en los precios de los productos derivados de ese grano. Se trata de una medida temporal pero sectores del campo la aprovecharon para instalar sus diferencias de fondo con el gobierno nacional: quieren pagar menos impuestos, como pasaba durante la gestión de Mauricio Macri.

"Estalló la bronca contenida que venía de varias otras medidas. Salió a la luz, hay mucha bronca. La gente pide inmediatas medidas de protesta. Escucharemos a las Confederaciones sobre qué acción tomar, pero esto no va a pasar desapercibido. Es un atropello al trabajo del productor, una medida totalmente inconsulta", indicaron desde el sector en declaraciones radiales.

Las principales organizaciones agropecuarias, conducidas por la Sociedad Rural, quieren aprovechar cualquier disputa para volver con su agenda de siempre: quita o eliminación de retenciones. A pesar de tener un dólar muy alto, el "campo" va por más y pretende la eliminación de los impuestos que le permitan una rentabilidad extraordinaria. La historia de siempre...