El Gobierno adelantó para el martes próximo se revisará el salario mínimo que cobra un trabajador registrado. Se espera que el aumento se estire hasta el 50%, lo que le permitiría ganarle a la inflación. De esta manera, un empleado podría recibir una cifra superior a los 30 mil pesos. 

En Argentina se da esta particularidad por la inflación: muchos empleados tienen un trabajo en blanco pero igualmente están por debajo de la línea de la pobreza. De allí la importancia de actualizar el ingreso más bajo de la estructura salarial. Además, esa mejora podría apuntalar el crecimiento de la economía vía consumo. 

Además, ayer se anunció la reglamentación de la suba a 175 mil pesos del mínimo no imponible para el pago de Ganancias. Otra noticia que alivia el bolsillo de los trabajadores registrados, esta vez, los de mejores ingresos.