El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, se reunió con los representantes del Fondo Monetaria Internacional (FMI) en una reunión que definieron como "amena". El organismo internacional está en el país y organizó reuniones con diferentes sectores para interiorizarse de la situación en el país. 

“No le pueden pedir al que quiere pagar lo que no le exigieron al que pidió la plata”, fue el comentario irónico que Massa eligió para explicarle la posición del peronismo en la negociación con el FMI. Se sabe: Argentina pretende un acuerdo que le permita volver a crecer después de tres años de recesión muy aguda. 

La reunión incluyó a Massa y a la directora adjunta del departamento del Hemisferio Occidental, Julie Kozack; el jefe de la misión para Argentina, Luis Cubeddu y el representante residente del FMI, Trevor Alleyne. La alusión del líder del Frente Renovador, claro está, fue a Mauricio Macri, quien recibió del Fondo un megacrédito récord de u$s43.900 millones, que se usó para la fuga de capitales, lo cual está prohibido por el propio FMI. 

A diferencia del macrismo, que realizó un acuerdo con el FMI a espaldas de la sociedad, el gobierno actual busca sumar las voces de todos los actores económicos, sociales y políticos para una negociación que debería terminar a principio del año que viene. Argentina busca salir de la brutal encrucijada que creó Cambiemos.