El Gobierno publicó la reglamentación del aporte extraordinario a las grandes fortunas en el Boletín Oficial. El aporte es por única vez, y recae sobre las personas humanas y sucesiones indivisas, residentes en el país y en el exterior, cuyo valor total de bienes esté por encima de los 200 millones de pesos. La tasa se irá elevando dependiendo del rango de fortuna que se haya declarado.

La normativa quedó establecida en el Decreto 42/2021: tiene 12 artículos y lleva la firma del presidente Alberto Fernández, del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y del ministro de Economía, Martín Guzmán. La reglamentación llegó dos meses después de que el Congreso aprobara el proyecto. 

Según esperan en el Gobierno, lo pagarán 12 mil contribuyentes y se recaudarían más de 300.000 millones de pesos, algo así, como 2000 o 3000 millones de dólares (según el tipo de cambio que se considere). 

La iniciativa surgió de una serie de ideas y propuestas que se fueron ajustando y que sobre todo fueron impulsadas por el titular de la comisión de Presupuesto de la Cámara Baja, Carlos Heller (FdT-CABA), y el jefe del bloque del FdT en Diputados, Máximo Kirchner, quienes se convirtieron en las caras públicas del proyecto.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) se encargará de "instrumentar los regímenes de información a los fines de recabar datos" y evitar así las operaciones de evasión impositiva.