Ya de vuelta de su gira por Asia, el presidente Mauricio Macri apareció acompañado por la Gobernadora María Eugenia Vidal, en la localidad de Roque Pérez, donde encabezó un acto tras visitar las obras hídricas que se están llevando a cabo en la cuenca del río Salado.

Durante un breve discurso, Macri dijo que la Argentina todavía atraviesa “Los coletazos de 2018, pero la diferencia es que, hoy, ya tenemos una economía que empieza a ordenarse”, señaló.

Fiel al estilo Cambiemos, hizo referencia a los gobiernos anteriores. “En la Argentina, estamos madurando, creciendo, entendiendo lo que nos pasó no el año pasado, sino los anteriores 15 años y 30 años. Empezamos a entender que no se puede vivir de prestado. No se puede gastar más de lo que uno tiene. Eso lo estamos ordenando”, manifestó el jefe de Estado.

Sin embargo, a pesar de las dificultades que golpea la realidad de los trabajadores, para Macri hay que “seguir trabajando en la misma línea”. En ese sentido, dijo que “Tenemos que seguir ordenando nuestras cosas y no esperar que los de afuera vengan a arreglarnos nuestros problemas. Y sentarnos siempre a dialogar, ver qué cosas estamos haciendo mal y qué tenemos que dejar de hacer. Y dar esa discusión con honestidad, diciendo la verdad, no mintiéndole más a la gente de que las cosas pueden ser gratis y después las terminamos pagando y mal”, continuó.

En referencia a las relaciones con mercados como los de India y Vietnam, países que visitó recientemente, Macri dijo: “Les podemos vender muchísimo; no solo productos como granos sino, también, por ejemplo, dulce de leche. Son grandes oportunidades de llevar el trabajo argentino al mundo. Y las tenemos ahí, nosotros podemos”, finalizó.