"El mejor equipo en 50 años" terminó con un fracaso económico fenomenal. Según el INDEC, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de diciembre se ubicó en 3,7%, lo que llevó a que la inflación de 2019, último año del macrismo, trepara al 53,8%. En 2018, la suba de precios había sido del 50%. Desde 1991 no se veían cifras tan espantosas.

El rubro que mostró mayor inflación fue, otra vez, el de alimentos y bebidas, muy sensible a la variación del dólar, que casi se duplicó en un año. Es el rubro que más impacta sobre las canastas de pobreza e indigencia. 

Mientras que el nivel general de diciembre trepó 3,7%, los precios de los bienes subieron 3,3%, en tanto que los de los servicios lo hicieron 4,5%. A nivel acumulado, los incrementos ascendieron a 58,4% y 45,7%, respectivamente, según el organismo estadístico.

Vale recordar que Mauricio Macri había dicho en la campaña electoral de 2015 que bajar la inflación sería lo más sencillo de su gestión y, por eso, prometió una suba de precios de un dígito. La realidad tapó cualquier relato.