Por la recuperación económica, la pobreza empezó a bajar en la segunda parte del 2020 y se acercó a los niveles pre-pandemia. Igualmente, está muy alta: el 38,7% de los argentinos es pobre, y el 10%, indigente. 

Así lo aseguró un estudio del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas de Unidad Popular, según datos del segundo trimestre de 2020. La pobreza bajó casi 9 puntos en relación al segundo trimestre del año pasado. Es decir: casi 4 millones de personas dejaron de ser pobres. 

"Al tercer trimestre de 2020, la pobreza alcanza al 38,7 por ciento de la población (17,6 millones de personas) mientras la indigencia se mantiene en los dos dígitos, alcanzando al 10,6 por ciento de los habitantes (4,8 millones de personas). Estos resultados implican un descenso de la pobreza de 8,3 puntos porcentuales respecto al fatídico segundo trimestre, mientras la indigencia baja 1,8 puntos. Ello equivale a decir que 3,7 millones de personas salieron de la situación de pobreza y casi 800.000 de la indigencia", describieron en el informe. 

Las razones de la recuperación: "Producto de la recuperación de la actividad económica resultante del levantamiento de las restricciones de la cuarentena, se recuperó parte del empleo destruido durante los peores meses de la crisis". 

Sin embargo, si se deja de lado el segundo trimestre de 2020, por ser el eje de la tormenta económica causada por la pandemia, los niveles de pobreza e indigencia del tercer trimestre son los más altos de los últimos años, incluso por encima de los elevados valores alcanzados hacia fines de 2019 por las políticas de ajuste del Gobierno de Cambiemos.