El titular de la AFI, Leandro Cuccioli, anunció cuál fue el número final de la recaudación fiscal del año 2018. La cifra se incrementó un 31% en relación al 2017. En términos reales, se trata de una caída de casi 20 puntos, si se tiene en cuenta que la inflación anual fue de casi 50%. Números muy preocupantes. 

La conferencia de Cuccioli tuvo momentos insólitos, como cuando el funcionario explicó que la caída se debía en parte a que "este año hubo cuatro días menos de recaudación". Como era de esperar, evitó hablar de la caída de la actividad que este año hizo retroceder el PBI más de 2%. 

Con esos números, el Gobierno tendrá problemas para enfrentar las metas fiscales de déficit primario cero en 2019. Para que el ajuste no sea brutal, necesita que la recaudación suba por encima de la inflación. Caso contrario, deberá profundizar el recorte, mientras evita que la recesión no se vuela cada vez más pronunciada.