Así lo hicieron trascender medios oficialistas, como La Nación y Clarín. Lo que es clave, es que el Gobierno de Mauricio Macri se quedó sin margen político para intentar imponer una resolución insólita a los consumidores. ¿Pagar en cuotas por un servicio que ya consumieron?

Ideado por el secretario de Energía, Javier Iguacel, la resolución de Cambiemos estableció que los usuarios deberían pagarle en cuotas a las empresas de gas porque sus costos aumentaron por la devaluación. Iguacel insistió con la medida más allá del repudio de la sociedad. "Son militantes kirchneristas los que se quejan", aseguró. 

Ahora, el Gobierno estaría dispuesto a dar marcha atrás. Según informaron los medios cercanos a Casa Rosada, el Estado se haría cargo de la compensación con un bono. 

Ocurre que el macrismo sabe que buena parte de la sociedad y toda la oposición repudiaron la iniciativa oficial. Los propios aliados cuestionaron en público y en privado la medida. La oposición volvió a mostrarse unida y convocó a una sesión en el Congreso, donde se reunirán todos los espacios, desde el kirchnerismo, pasando por el massismo y por la izquierda. Ante ese escenario adverso: ¿Habrá marcha atrás?