Una de las políticas activas del Gobierno nacional para asistir a las compañías en el momento más crudo de la crisis y ahora, en la recta de salida de la pandemia, consistió en préstamos a tasa negativa que incentivaron las inversiones. En concreto, el Estado aumentó en 36% los créditos productivos a las PYMES en relación a mismo semestre de 2020, y si se compara con los dos últimos años de Macri, la diferencia es exponencial: 165 veces. 

Según reseñó El Destape, en todo 2020 y lo que va de 2021 el Ministerio de Desarrollo Productivo que conduce Matías Kulfas entregó cerca de 660.000 créditos por más de más de 230.000 millones de pesos.

Así las cosas, el préstamo a las pequeñas y medianas empresas creció en términos reales un 36% durante el primer semestre de 2021, lo que implica una recuperación después de una caída del 44% en 2019. Se trata del sector más dinámico al momento de generar empleo registrado. 

Durante la "pandemia Macri", el endeudamiento brutal y las políticas de ajuste dejaron sin lugar a las PYMES. Se benefició una política de timba financiera sobre la producción. Hay nuevos aires en el país.