El grupo argentino Bicontinentar Footwear Technologies inauguró este martes su tercera línea de producción en la ex planta de Paquetá de Chivilcoy que había sido cerrada en 2018. Produce zapatillas y botines para seis marcas: New Balance, Diadora, Olympikus, Joma, Athix y Penalty. Había cerrado con Macri y reabrió con Alberto Fernández. 

Juan Recce, presidente de Bicontinentar expresó: "Incorporamos 40 trabajadores para inaugurar la tercera línea de producción y ya tenemos 140 operarios. Estamos listos para fabrica 3.000 pares de calzado por día. Nuestro horizonte era tener 150 trabajadores para diciembre y en septiembre ya cumplimos casi el objetivo".

La reactivación de la planta promete la incorporación de más trabajadores. "En octubre vamos a incorporar dos líneas de montaje más la cuarta y quinta que serían 100 trabajadores más; en noviembre la sexta y en diciembre, la séptima. Terminaremos el año con 300 o 340 trabajadores. Cada línea suma 1.000 pares al día. Hoy producimos 3.000 lo que representa 60.000 al mes y en diciembre pensamos producir 7.000 pares al día y 140.000 al mes", dijo Recce.

Recalcó que es un trabajo en conjunto con el municipio y el Estado. "Para revertir el cierre, en el medio de la pandemia, recibimos ayuda del municipio que nos prestó la nave industrial, las políticas del Gobierno y los clientes. Los trabajadores son una variable muy importante, vienen con su know how y nos permiten rápidamente producir. La línea 3 de montaje arrancó después de dos años en que la gente no estaba produciendo, comenzó con un nivel de conocimiento y productividad que sin la ayuda de nuestros trabajadores no hubiera sido posible", comentó.

Parte del personal que vuelve a la planta fue el que trabajó en la ex Paquetá y perdió el trabajo en 2018 con el abrupto cierre. Todo el personal que toman tiene experiencia previa, el sueldo de bolsillo promedia los $50.000 y $60.000. Recién cuando abran la línea 5 podrán sumar gente para capacitar.

La lista de clientes se incrementa: "Estamos arrancando con nuevas marcas, tenemos órdenes del grupo Grimoldi, arrancaremos con la marca Montagna. Superamos nuestro plan de crecimiento, estamos arriba del doble de las expectativas que teníamos. Tenemos precios muy competitivos, entre el producto que viene de Oriente y el que nosotros hacemos no hay una diferencia de precios en el producto terminado. La integración de valor es competitiva, es un círculo virtuoso que se genere empleo, compra de maquinaria, insumos", confirmó el responsable de la empresa en Chivilcoy.