La plata de Fondo Monetario Internacional parece no alcanzar: el Banco Central, que conduce Luis Caputo, subastó 300 millones de dólares provenientes del FMI pero no logró calmar la demanda de verdes. Así las cosas, la moneda norteamericana cerró a 29,80 en varios bancos. Eso implica una devaluación del peso de casi 4% en un sólo día. 

La nueva suba del dólar se da luego de que el macrismo lograra cerrar con el FMI y el país fuera declarado como "mercado emergente" por una consultora norteamericana. Sin embargo, ninguna de las dos cosas terminó en el shock de confianza que esperaba Casa Rosada. Los inversores no creen en las políticas del Gobierno y prefieren dolarizar sus carteras (mientras se incrementa la fuga). 

Mientras, la Bolsa de Valores local se hundió un 4% y las acciones de empresas argentinas cayeron un 12% en Wall Street. 

Ese contexto explica que el riesgo país también se haya disparado hasta cruzar los 600 puntos. Es el peor número desde que Macri llegó a Casa Rosada. Incluso está peor que en los últimos meses kirchneristas. Solo un puñado de países están peores considerados que Argentina. Por eso, los funcionarios nacionales dejaron de hablar de ese indicador, que hace unos años parecía explicar todo lo malo que hacía el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.