Lentamente, la economía argentina empieza a entrar en una nueva crisis cambiaria, producto del endeudamiento feroz que la gestión macrista llevó adelante desde enero de 2016. El dólar y el "riesgo país" volvieron a subir. 

Por su parte, la divisa norteamericana creció 20 centavos y se acercó a los 40 pesos. En la última semana, aumentó casi un 4%. A los inversores no les interesan los pesos, por lo cual se trasladan al dólar. La paz cambiaria duró un mes. 

Sin embargo, ahora apareció otro elemento de preocupación. El riesgo país se acercó a los 800 puntos, lo que encarece el endeudamiento argentino. ¿Qué indica ese número? Que los inversores especulativos extranjeros no confían en que Argentina pueda llevar adelante el pago de la deuda tal cual está establecido en la actualidad. Para el macrismo es un grave problema, porque apostó exclusivamente a esos inversores como fuente de crecimiento. 

Así las cosas, Argentina es el país que tiene el peor riesgo país de la región, solo superado por Venezuela que está en una severa crisis económica. Crealo o no: la economía macrista se parece cada vez más al modelo tan odiado por los propios macristas. Por su parte, Brasil, México y Chile tienen un "riesgo país" que no supera los 350 puntos.