"La caída no se produce por un problema de la empresa, sino que es producto de la política que se implementó desde el inicio de este gobierno. Es conocido que la Resolución 46 perjudicó a YPF y tuvo que cerrar pozos en verano", explicó a este medio Gerardo Rabinovich, vicepresidente del Instituto Mosconi. El macrismo privilegió a otras empresas sobre la entidad estatal argentina. 

En el mismo sentido, se expidió Federico Bernal, director del Oetec, a La Política Online: "Es una diferencia radical respecto a 2015, cuando era la que más crecía y la que más gas nuevo aportaba. Desde la mismísima asunción de Macri se la ha desplazado en beneficio de compañías como Tecpetrol y CGC", describió.  

A contramano del conjunto de las firmas del sector, que registraron un crecimiento récord de producción de gas del 5,29% que no se veía desde hace 15 años, YPF tuvo su peor caída desde 2011 y rompió una racha de cinco años de subas consecutivas.

Este retroceso del 3,87% fue el mayor entre todas las productoras y refleja la delicada situación que está atravesando la principal jugadora del mercado, que quedó relegada del reparto de subsidios que este último año acaparó Paolo Rocca en su gran mayoría. Este año, el recorte también llegó a Rocca, que inició una demanda al Estado argentino.