El ministro de María Eugenia Vidal alterna posturas y estrategias, en el primer gran test de su gestión bonaerense, ante un caso que pone a prueba a todo Cambiemos.

Cristian Ritondo aseguró que "sectores de la Policía Bonaerense son cómplices" de los fugados. Y aseveró sobre el publicitado cercamiento a los tres prófugos que "quizás fue un error mio" haber mencionado eso, a medida de que recibía información de los policías bonaerenses.

“Yo fui transmitiendo lo que me iban pasando los policías, quizás fue un error mío transmitir que los estábamos a punto de agarrar”, aceptó el funcionario, en una especie de autocrítica calculada.

Por su parte, el gobierno bonaerense removió este domingo la cúpula de la Delegación Departamental de Investigaciones de Quilmes y puso en funciones al comisario mayor Daniel Cantarini, tras "fallas" en los operativos realizados para dar con los prófugos condenados por el triple crimen de General Rodríguez.

En los movimientos fue desplazado el titular de la DDI Marcelo Di Rosa, y apartado el jefe de Investigaciones bonaerense, Néstor Larrauri, quien había sido designado por Ritondo el 11 de diciembre pasado. La provincia resolvió disuolver la policía departamental y en su lugar operarán las de Lanús y Lomas de Zamora.

La decisión fue tomada por Ritondo después de que se hayan cometido "fallas en los procedimientos" para encontrar a los tres prófugos Víctor Schillaci y los hermanos Martín y Cristian Lanatta, que se escaparon hace 8 días de la cárcel de General Alvear.

A su vez, Ritondo no evita polemizar con Aníbal Fernández, suerte de némesis de Vidal y chivo expiatorio favorito de Cambiemos.