Por Manuel Marín y Santiago Masetti

En el cómodo edifico de la Asociación del Personal Superior de Energía Eléctrica (Apsee) ubicado en el barrio porteño de Congreso, Carlos Minucci se entrevistó con este portal de noticias. Fue a horas del veto del presidente Mauricio Macri del proyecto que retrotraía las tarifas en los servicios públicos, a menos de 24 horas de la Marcha Federal y de los anuncios de un paro nacional.

“Estamos ante un Gobierno que demostró la antipolítica como eje. Lo único que están haciendo es confrontando a la sociedad contra un grupo de poder y se están quedando sin elementos. Les queda el Ejército y las Fuerzas Armadas, porque ya no tienen mucho más para dar, porque ahora se viene el aumento de tarifas, energía, combustible y va a seguir subiendo el valor del dólar”, comenzó Minucci.

El referente de la Corriente Federal de los Trabajadores (CFT), puntualizó: “Estamos ante una situación compleja. Creo que algunos espacios están entendiendo que fracasó su plan de permitirle al Gobierno la ‘gobernabilidad’, permitió el avance, al igual que la CGT, ahora hay que salir a la resistencia. A este Gobierno no le entran balas´, lo que le entra es la calle”.

El despacho de Minucci es bastante amplio y en sus paredes se muestra junto a Cristina Fernández, Néstor y Máximo Kirchner. También se observan imágenes un poco más antiguas en las que aparece Saúl Ubaldini y de una biblioteca que se encuentra casi al lado del escritorio sobresale un espacio reservado para las fotos familiares y otros seres queridos. No podía faltar un rinconcito para una artesanía de un muñequito vestido con la colores de otras de sus pasiones: River Plate.

Cuando Primereando se reunió con Minucci, el jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, recién había anunciado lo que ya se sabía: el veto al proyecto del Ley que las dos Cámaras del Congreso habían aprobado. Al ser consultado por “lo que viene” al respecto, Minucci, detalló: “De acuerdo a la información que recogimos de las multisectoriales que se armaron en diferentes barrios contra los tarifazos, calculamos que habrá movilizaciones y a partir de ahí empezará la CGT, quien anunció que si había veto declaraban un paro general,  y comienza una nueva película”.

“Una de dos, o es la decadencia total de este Gobierno o es la posibilidad de que recapitulen y traten de salir, algo que su ADN no se lo va a permitir, de esta encrucijada que sigue siendo una locura”, amplió el titular de Apsee.

En referencia acerca de un paro impulsado por la principal central obrera del país, Minucci destacó que “la gente está por encima de la interna de la CGT”, pero luego profundizó: “Hoy con un paro que llame la CGT, la gente va a salir como sucedió el 25 de mayo con un millón y medio de personas. Lo que pasa es que están todos tapados. Hasta el mismo círculo rojo y buena parte del empresariado esta política no les conviene”.

“Hoy en la CGT se está trabajando en la unidad del movimiento obrero, es compleja porque hay algunos dirigentes de muchos años que no quieren entender que ya les llegó su cuarto de hora y tienen que dar un paso al costado”, afirmó el dirigente sindical de forma optimista.

Siguiendo esa línea argumentativa, Minucci destacó: “Si la CGT sale a hablar de un paro general es porque está sintiendo olor a cadáver. Espero que no, nosotros queremos que llegue el 2019 con el menor daño colateral y que sean juzgados como el Gobierno anterior, nada más con la garantía de una justicia más independiente”.

Minucci dejo claro que su espacio ya había anunciado lo que en estos momentos sucede y detalló: “Nosotros desde la Corriente Federal hace dos años decíamos que esto iba a pasar, porque no vas a esperar que un tipo como Macri, con todos sus antecedentes desde (Juan Carlos) Rousselot para acá, iba hacer un gobierno nacional y popular que beneficiaría a los trabajadores, era una locura”.

“Ahora, la chocaron mucho antes de lo que pensábamos. Nosotros calculábamos que esta jugada política iba a durar 3 años y pico. Se adelantaron cuando ganaron las elecciones intermedias, allí fueron por todo, por su verdadero negocio que es llevarse todo”, explicó con una notada preocupación en sus palabras.

En ese sentido Minucci avizoró un futuro complicado para las pocas empresas estatales y pronosticó: “Ahora vienen oleadas privatizadoras. Lo que hacen ellos a través de decretos es generar la regulación a favor de un grupo muy reducido de empresas, de modo tal que tenés que caer siempre en el negocio que manejan cinco dueños: Marcelo Mindlin, Joe Lewis, Nicolás Caputo, Enel y Rogelio Pagano. La venta de Transener, que es el caso más grave, está a cargo de un ex ejecutivo de Pampa Holding, de Mindlin, y el que está a cargo de la gestión es un hombre de Iecsa. ¿Quién creés que va a comprar Transener y se va a quedar con la energía del país? Mindlin es Macri no nos confundamos”, ironizó.

A pesar del teléfono celular que en reiteradas ocasiones interrumpió la charla, en otra muestra de una mañana agitada, Minucci continuó con su relato y no dudo de catalogar a la administración de Cambiemos, así: “Este Gobierno se transformó en un ejército de ocupación, porque desde que asumieron lo primero que hicieron fue la transferencia de recursos; se quedaron con los salarios de los trabajadores, las netbook, los jubilados, las tarifas. Todo”.

“Ejército de ocupación porque se quedan con la energía, la construcción, la tierra, la minería, con el campo. Entró, arrasó, está dejando un campo santo; se van a ir, algunos pedirán asilo en las embajadas y otros van a ir presos porque han estado de ambos lados del mostrador”, continuó argumentando acerca del rol del Gobierno.

"Han hecho mucho daño a este país. En los supermercados hay desabastecimiento, estamos arriba del 40% en el aumento de los precios. No es el 2,5 que habla el Indec. Nosotros tenemos un 15%, ahora cómo haces para cambiar esa ecuación si no conseguimos que el movimiento obrero se una y que empuje la política", explicó.

En ese sentido volvió a insistir con la necesidad de unir al movimiento obrero. “Creo que (Sergio) Palazzo y (Pablo) Moyano dieron la señal concreta de que si no se cambia salimos con una lista, porque no se puede seguir sosteniendo esta CGT y de allí saldrá la lista de los gremios que va a confrontar con el gobierno, no hay otra salida”.

Acerca de las violentas facturas que llegan todos los meses a las casas de los argentinos, Minucci expresó: “Nadie puede decir que con estas tarifas se paga el servicio. Hay que ver en las empresas nuestras dónde se invierte, y encima tenemos a Edesur, una empresa que está destruida que te aplica el retiro voluntario y se va la gente que sabe, entonces lo que hacen te terciarizan y bajan los costos. Es plata que se están llevando”.

Para Minucci, “el ADN de este Gobierno es el del desprecio al pobre y la clase media”, y dejó claro que el radicalismo que acompaña a esta administracipon “es el de Alvear” y que Cambiemos tiene un 36% de núcleo duro.

Al ser consultado sobre lo que puede ocurrir de aquí adelante, el referente de Apsee fue contundente: “El futuro es oscuro para nosotros, no para ellos”, señaló y luego puntualzó: “Estamos como en el 55 y esto es más grave que el 2001 porque antes no había el odio que existe hoy. En 2001 no hubo una grieta, lo que pasó fue un problema de la clase media cuando le tocaron los ahorros, sumado al ataque de (Fernando) De La Rua que terminó con 32 muertos que ya no se podía sostener más con el Estado de sitio. Hoy me da la sensación que viene un panorama muy complejo, con represión y con resistencia en la calle, como en los fines de 2001”.

De forma crítica el referente de la CFT, explicó: “El país hoy perdió el sentido político. Perdió la organización de las entidades sociales. Este Gobierno desintegro las familias, endeudo al país y a los hogares. Es un rompecabezas que hay que armar”.

“Creo que hasta a ellos les conviene que alguien los volteé, para ponerse en el papel de víctimas y decir ´son ingobernables´ porque ya no tienen plan B. Lo único que les queda es la represión”, puntualizó.

“En los 90 había gente que se quedaba sin trabajo pero había una estructura donde las fabricas trabajaban, mal o bien, pero se sostenían. Hoy acá no te dan nada. Me hace acordar al Gobierno de (Raúl) Alfonsín que cobrábamos cada dos meses”, recordó Minucci.

“El Gobierno toma nota de la manifestaciones populares pero no ve la salida. Un político no puede decir lo que dijo Macri de atacar a Cristina diciéndole loca y tratarnos de boludos”, al tiempo que criticó la falta de acción del ministro del Interior: “A Frigerio le das un colectivo en el desierto y choca con una palmera. No puede ser que un ministro del Interior en este contexto no le diga a Macri ‘para, me abriste todos los frentes’, hasta Fantino le pega”.

Para Minucci, el futuro es comprometido, y subrayó: “No lo veo incendiado. Me da la sensación de que esta crisis si no se desbanda puede permitir la normalización de la CGT, de los movimientos barriales. Va a haber una reorganización del sistema político que estamos perdiendo”.

El dirigente criticó al actual interventor del PJ, el gastronómico Luis Barrionuevo y disparó:“Dividió el movimiento obrero con Ubaldini, jugó con Carlos Menem a muerte, juega con Macri a muerte. Trabajan en la contra ofensiva”

En otro fragmento, ante la posibilidad de que un dirigente gremial encabece una lista en 2019, Minucci dijo: “Hoy la dirigencia sindical está en deuda, los medios de comunicación han trabajado para que el sindicalismo sea mala palabra y muchos dirigentes ayudaron para que eso pase. Hay tipos que van en autos blindados, con seguridad, con patovicas alrededor y vos te preguntas ¿Qué está pasando acá?” señaló, al tiempo que confió que en la Cámara de Diputados el movimiento sindical tenga un 33% de las bancas.

A pesar de ese panorama, Minucci denuncio persecución política y gremial al manifestar: “A Palazzo lo persiguen sacándole aportes del medio pero no le pueden decir que se quedó con 30 mangos de la obra social y eso es lo que le jode al Gobierno.  Le jode al Gobierno los dirigentes que no están comprometidos con ningún negocio”.

En la misma línea, se refirió a CFK: “Cristina tiene arriba del 38% de votos a nivel nacional. Porque quedo demostrado que no fue malo su Gobierno. Morfábamos todos los días”, y señaló que la ex presidenta es “la única estratega de la política. Le falta lo que es conducir la estrategia. Perón era estratega y conductor a la vez”.

A fines de la entrevista Minucci se refirió al injusto encarcelamiento de Milagro Sala en Jujuy, no dudó en tirar fuertes críticas al Gobernador de esa provincia del noroeste argentino e indicó: “Es el fiel ejemplo del feudo que tiene el interior del país en donde Gerardo Morales, radical Alvearista de derecha y militar como Aguad, toma a Milagro Sala con el apoyo de Macri y de la Justicia argentina. La usan a Milagro como la gran causante de la supuesta estafa y no le probaron nada”, sentenció.

Con una mirada a futuro, Minucci señaló que “Milagro Sala le va a servir al renacimiento de las políticas nacionales porque hoy no la pueden obviarla. Tienen que entender que hoy es un hito dentro de la política argentina. Es la que más presa lleva, sin causa, y todavía no la pueden sacar del partido”.

Al salir del encuentro con el titular de Apsee, el cielo se encontraba negro y con algunas gotas que caían tímidamente. Las noticas que salían de los televisores de los bares de Congreso eran tan oscuras como el cielo. Cerca de 12 Horas después por esas mismas calles pasaron columnas provenientes de todo el país que coparon la Plaza de Mayo y dieron fuerza al refrán popular: “siempre que llovió paró”.