Un informe por la UNDAV revela que desde 2016 el salario real registro un 7,3% de caída. Que en términos de magnitudes reales, este número representa 1,4 meses de salarios medios, y dos meses jubilaciones mínimas.

Publicado el último número del índice de precios al consumidor, correspondiente al mes de agosto, se consolidó una inflación del 15,4%, a nivel nacional, transcurridas dos terceras parte del año en curso. Independientemente de la dispersión entre mediciones alternativas, producto del área geográfica que se considere y la construcción metodológica del índice, existe un consenso en que la inflación va a finalizar el año por encima de los parámetros que se había propuesto el BCRA. Ocurre que, en un esquema de metas de inflación como el actual, la autoridad monetaria se compromete a desarrollar un conjunto de políticas para dar cumplimiento a un único objetivo: mantener el avance de precios dentro de niveles que considera como “tolerables”. Como toda la política económica se alinea al cumplimiento del parámetro inflacionario, la “pauta” de incremento de salarios suele ser coincidente. Por caso, a inicios de este año proliferaban los intentos por mantener los ajustes paritarios en el entorno del 17%. Tarifazos y devaluación mediante, la inercia inflacionaria de 2016 siguió esmerilando las perspectivas oficiales. Ya existe consenso en que septiembre será el mes de quiebre respecto del “target” del BCRA, mientras que “sobrarán” los últimos 3 meses enteros, en exceso de lo esperado.

Dado ese contexto, nuestro medio tuvo acceso a un informe publicado por el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV). En ese documento, los economistas de la universidad pública examinaron la evolución de precios internos, en relación al ajuste de los ingresos, para los dos últimos años. En el estudio empírico que llevaron adelante, realizaron un relevamiento de los ajustes paritarios, a los fines de compararlo con la inflación acumulada a la actualidad, además de la proyectada para lo que resta del año. Los principales resultados cuantitativos del informe de la UNDAV, se resumen a continuación.

Según consigna el informe, “a contramarcha de las estimaciones preliminares del BCRA, que proyectó a comienzos de 2017 una inflación acumulada anual tope de 17%, la suba de precios continúa en niveles elevados y se ubica en el consolidado de los primeros 8 meses del año muy cerca de atravesar el mencionado umbral”. Producto de un relevamiento primario sobre diversos índices de precios, públicos y privados, se deriva que la inflación proyectada acumulada para el mes de septiembre podría superar el pronóstico que estableció el BCRA para todo el año. Para la construcción de esta serie, los investigadores de la UNDAV aplicaron la variación del nivel general de precios acumulada, según cada uno de los doce diferentes institutos estadísticos y centros de elaboración económica que se exponen a continuación. En cuanto a la serie anualizada a fines de 2017, utilizaron el conjunto de datos de inflación hasta el mes de agosto, y proyectaron el último cuatrimestre bajo el supuesto de que los índices mensuales venideros seguirán el promedio geométrico de la primera parte del año. Cabe destacar que esta hipótesis no se presenta como restrictiva ya que, a diferencia de 2016, la inflación en este año tuvo más componente de “núcleo” que de “estacionales” y “regulados”.

PROYECCIÓN DE INFLACIÓN 2017, POR CENTRO ESTADÍSTICO O CONSULTORA.

(% anualizado, respecto al acumulado a la fecha)

Desde 2016 se acumula un 7,3% de caída en el salario real

Fuente: elaboración propia, en base a BCRA, Indec y demás centros estadísticos.

En tanto, para el acumulado de 2017, la inflación proyectada en base a los índices relevados, es de unos 25 puntos porcentuales (exactamente, 25,2%), es decir, 8,2% más que el techo de 17% previsto por el Banco central. Por esto, según los economistas de la UNDAV “las paritarias promedio, que se firmaron a lo largo del año, se verán relegadas con respecto a la suba de precios. La inflación anual proyectada se encuentra dentro una banda inferior de 20,4% y una banda superior de 29,4% (correspondientes a los índices de Neuquén y Santa Fe, respectivamente)”. Con esto, la menor inflación proyectada se ubica 3,4% por encima de la meta superior del BCRA y la mayor inflación proyectada está 12,4 puntos porcentuales por arriba de la misma. Respecto de la inflación proyectada acumulada al término del mes en curso (septiembre), solo a partir del índice de la provincia de Neuquén es posible inferir un nivel de inflación que no supere el tope del BCRA. Del resto de los institutos considerados, la totalidad permite estimar una variación acumulada positiva superior a 17%.

Finalizados los primeros 8 meses del 2017 y con una inflación acumulada de 16,9% según el IPC CABA, es necesario hacer foco en la situación de los acuerdos paritarios cerrados para dicho periodo y como el incremento de precios generales ha impactado en los salarios. Considerando una inflación acumulada del año 2016 del 41%, en conjunto a la proyectada para el 2017, se tiene que la misma, para el acumulado de los dos años será de 76,5%. Estos guarismos se pueden comparar con las paritarias del año 2016, que se consolidaron, en promedio, en torno al 33%. Por su parte, para el año 2017 rondaron el 23%. Con todo, del cruce entre ambo porcentajes se desprende que la inflación del período se posicionó 13 puntos porcentuales por encima del promedio paritario para ambos años, que es del 63,6%.

En cuanto al análisis del poder adquisitivo de los salarios, según diferentes tipos de actividades, explica el informe de la UNDAV que “mientras el incremento de precios anual llegaba al 41% en diciembre de 2016, las paritarias de dicho año se fijaron alrededor del 33%, perdiendo en promedio entre 6 y 8% de salario en términos reales”. Según consigna el informe, por tanto, “l evaluar como parámetro las 22 negociaciones salariales, solo en dos casos analizados en 2016 no perdió capacidad de compra real frente a la inflación”. Esto se desprende ya que las negociaciones paritarias cerraron un porcentaje de aumento mayor al incremento de precios, siendo la Asociación de Aeronavegantes de la República Argentina en negociación con LATAM, firmando por 42% de aumento y el Sindicato del Personal de la Industria de la Carne en conciliación con el Consorcio de Exportadores ABC, Las Cámaras Única, Cafrisa, Fifra y Afic, etc. con 42%.

PROMEDIO PARITARIAS E INFLACIÓN

(en % acumulado anuales y acumulado 2016/17)

Desde 2016 se acumula un 7,3% de caída en el salario real

Fuente: elaboración propia, en base a MTEySS, e información sindical.

El relevamiento implementado por los investigadores del Observatorio UNDAV, muestra que entre las que más perdieron se encuentran, por ejemplo, la Unión Obreros y Empleados Plásticos (UOYEP), que negoció con la Cámara de la Industria Plástica un aumento del 24%, perdiendo 12% de capacidad de compra. Similar situación se produjo con el sector inmobiliario, entre SUTERH y La Cámara Argentina de la Propiedad Horizontal y Actividades Inmobiliarias, que firmaron paritarias por 25%, lo que totaliza una pérdida de poder adquisitivo del 11%. Por su parte los sindicatos y gremios considerados “más fuertes”, como los relacionados a la industria automotriz, la metalurgia y la construcción tuvieron paritarias concretadas por sus respectivos sindicatos (SMATA, UOM Y UOCRA) del 33%, 33% y 27% respectivamente con pérdidas de poder adquisitivo del 6%, 6% y 10%. Los estatales nacionales representados por UPCN tuvieron en 2016 aumentos en torno al 31% (7% de pérdida de poder adquisitivo), los judiciales nacionales de la UEJN incrementos del 34% y pérdida de la capacidad de compra del 5% y los docentes bonaerenses firmaron mediante SUTEBA un 34,6% (paritaria nacional docente).

LOS DIEZ SINDICATOS QUE MÁS PERDIERON

(en % acumulado en los dos últimos ajustes paritarios, en relación a la inflación del período)

Desde 2016 se acumula un 7,3% de caída en el salario real

Fuente: elaboración propia, en base a MTEySS, e información sindical.

Con todo lo anterior, del estudio analítico llevado adelante por los investigadores del Observatorio de Políticas Públicas de la UNDAV sobre la evolución de la relación entre ingresos e inflación en los dos últimos años, se desprenden los siguientes resultados sintéticos:

• A partir de proyectar al cuatrimestre restante los niveles de inflación acumulados a la fecha por parte de las 12 principales consultoras que realizan relevamientos de precios, se obtiene un avance inflacionario medio por encima del 25% para 2017.

• Por otro lado, indagando en la paritarias de los 22 principales gremios (los cuales explican aproximadamente un 90% del total de trabajadores registrados), se encuentra un ajuste salarial promedio del 23,3% para año actual.

• La comparación entre estos dos factores implica que, de cumplirse estas proyecciones, la economía mostrará, a nivel agregado, el 2° año consecutivo de pérdida general de poder adquisitivo. este nuevo retroceso en el salario real, se adiciona al resultado del año pasado, donde se consolidó un deterioro promedio cercano al 6%.

• Por tanto, en el acumulado 2016/17, el desplome del salario real se espera en torno al 7,3%. Expresado en términos de magnitudes reales, este número representa 1,4 meses de salarios medios, y dos meses jubilaciones mínimas.

• Existe, a su vez, una asimetría en el deterioro del poder adquisitivo. por caso, los trabajadores de sectores de baja cualificación o sindicatos con poco poder de negociación, tuvieron ingresos un 11% más bajos, en promedio. por tanto, su caída de salario real fue mayor, en torno al 13%.

• Con todo, no se registraban dos años consecutivos de caída del salario real desde la crisis de inicios de siglo (en particular, el bienio 2001/02).