Así se lo preguntó el ex cónsul de Bolivia, tras las denuncias de trabajo esclavo en los talleres de ropa de la marca de la Primera Dama. Además el funcionario boliviano recordó diversos operativos realizados en Buenos Aires donde se descubrió que la firma Awada esclavizaba a sus trabajadores.

El presidente del Senado del Estado Plurinacional de Bolivia, José Alberto Gonzales, criticó al gobierno argentino y señaló puntualmente a la primera dama, Juliana Awada, por trabajo esclavo en los que está involucrada la firma Cheeky, que pertenece a su familia.

“¿Qué harán la esposa de (Mauricio) Macri y las grandes marcas sin bolivianos en sus talleres?”, se interrogó González a través de la agencia ANF de Bolivia.

El presidente de la Cámara Alta del país vecino reveló en diálogo con los medios de su país que cuando ejerció las funciones de cónsul en Buenos Aires participó en procesos que involucraron a la empresa de Awada por tener talleres clandestinos con trabajadores bolivianos en condición de esclavitud.

“Voy a dar un salto al vacío, pero yo quisiera sugerirle a ese diputado que hable con la esposa del señor Macri, que la señora Awada le cuente cómo trabajan los bolivianos, eso le recomiendo a ese diputado. Yo personalmente he estado participando en procesos donde esta señora (Awada) estaba involucrada por trabajo esclavo. Así que, señores, antes de pensar en muros, piensen bien en su economía”, denunció Gonzales.

El presidente del Senado se refirió a esta causa al ser consultado por  la decisión del Gobierno nacional de endurecer la política migratoria bajo el argumento de que existe un 33 por ciento de extranjeros, en particular bolivianos, peruanos y paraguayos vinculados a delitos.