¿Y el ajuste en los altos cargos en el Estado nacional? Cuando parecía que Cambiemos buscaba demostrar que el ajuste comenzaba a nivel nacional, esta pregunta recobra fuerza en medio de la crisis cambiaria y el acuerdo de rescate solicitado al FMI.

En mayo, durante el peor mes de gobernabilidad para el Gobierno, designó 9 cargos de alta remuneración en la administración central del Estado. "Con estos nuevos nombramientos, las normas que tienen por objeto designar a funcionarios vip en el aparato estatal asciende a 4817 desde que Macri llegó a la presidencia en diciembre de 2015", detalla una investigación publicada en revista Crisis.

Asimismo, se estima que cada uno de estos flamantes cuadros estatales cobraría, como mínimo, 50.000 pesos por mes, aunque se trata de una cifra conservadora.

¿Ajuste? Macri designó nueve cargos con elevados sueldos

El economista Sergio Arelovich, docente de la Universidad Nacional de Rosario, fue quien realizó un exhaustivo relevamiento en base a la lectura diaria y metódica del Boletín Oficial de la República Argentina.

Cuando asumió Cambiemos, se introdujeron modificaciones a la ley de ministerios, ampliando significativamente las estructuras y encareciendo el organigrama de cargos en la administración pública. Los casi cinco mil burócratas de elite nombrados por el macrismo no incluyen las promociones de las fuerzas armadas y de seguridad, ni las adscripciones y nombramientos de personal no político. Tampoco involucran al conjunto de prestaciones de servicios profesionales y técnicos contratados por el Poder Ejecutivo en diversas áreas de Gobierno.

Durante abril y mayo de este año se dio el récord en la cantidad de designaciones: 503 nuevos cargos con sueldos privilegiados solo en abril y 352 en mayo, un ritmo que duplica y hasta triplica el habitual en lo que va de gobierno macrista.

Arelovich advierte que “en 2017 la suma de los salarios más contribuciones representaron el 13,7% del gasto corriente y dada la heterogénea marcha entre la inflación y los acuerdos salariales, es probable que en 2018 no llegue al 12%”. ¿Qué dirá el FMI de este comportamiento por parte del Gobierno?

Fuente: El Destape, Revista Crisis