Otros tiempos: en 2010, Elisa Carrió era una diputada opositora al Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. En aquel año, la legisladora defendió el proyecto opositor para establecer el 82% móvil para las jubilaciones, a pesar de que ya existía la movilidad jubilatoria. Muchos dirigentes que hoy son parte de Cambiemos respaldaron a Carrió.

Siete años, la situación cambió. El macrismo llegó a Casa Rosada con una amplia alianza que incluye a Carrió. Entre las propuestas que el Ejecutivo amarillo envió al Parlamento se encuentra la reforma previsional, que establece un ajuste de 100 mil millones de pesos en las jubilaciones. Los trabajadores pasivos ganarán entre 900 y 1500 pesos menos por mes si se modifica la fórmula que establece las actualizaciones de los haberes.

Además, se ampliará la brecha entre trabajadores pasivos y activos, ya que los segundos debatirán sus aumentos salariales en paritarias, que tienden a cerrar por encima de la inflación. De aprobarse el proyecto macrista, los jubilados incrementarán sus haberes a partir de la suba de precios registrada por el Indec.

Hipocresía: mirá a Carrió defendiendo el 82% móvil