El dirigente Pablo Moyano cuestionó a sus pares de la CGT que ven con buenos ojos los cambios laborales propuestos por el Gobierno de Cambiemos. "Esperemos que los dirigentes que tienen los cuadros de Perón y Evita en sus oficinas se opongan a esta reforma que va contra los trabajadores", ironizó el Camionero. Y dejó en claro su visión: "Esta reforma es peor que la de Brasil y la de los 90", siguió.

Hoy se conoció un acuerdo laboral en Tierra del Fuego, en el sector electrónico. Se decidió suspender las paritarias hasta 2020. En criollo: los trabajadores no tendrán aumentos hasta ese año, con lo cual perderán poder adquisitivo frente a la inflación. La UOM provincial aprobó el acuerdo. Moyano se refirió a la presión que sufre el sindicalismo para que apruebe la reforma laboral: "Hay una presión muy grande de los medios y del Gobierno para quebrar esa resistencia", dijo. "Hay una gran debate dentro de la conducción de la CGT. Hay tres sectores que tenemos trayectorias y posiciones diferentes. En la última reunión decidimos rechazar esa propuesta", señaló en una entrevista radial.

Además, Moyano afirmó que la presión del Gobierno puede incluir la persecución penal: "Van a venir por Hugo y por mi. Sería un orgullo caer en cana con un gobierno gorila como éste, por defender a los trabajadores. Nuestros dirigentes van a seguir peleando. Hay un programa en América que todas las noches dicen que Moyano tiene que estar preso", argumentó.

Y concluyó: "Hay dirigentes que cantan la marcha y después hacen todo lo contrario a la doctrina peronista".