El diario Clarín entrevistó a Albert Rivera, político y presidente del partido español Ciudadanos. Estuvo de gira por Sudamérica y se encontró con Macri en Buenos Aires.

Ante la pregunta sobre cómo ven los españoles a la Argentina primero hizo una comparación con Chile, haciendo incapie en su estabilidad económica y su seguridad jurídica y remarcó que "con Argentina tienen la esperanza de que se pueda crecer mucho, pero les da miedo que ese cambio no se consolide. Hay miedo a que esto sea un espejismo y se vuelva las andadas".

"Yo hablé con el presidente Macri de este tema, porque me parecía fundamental trasladar este mensaje en primera persona. Hay españoles que quieren invertir en Argentina, pero necesitan síntomas de estabilidad, de seguridad jurídica. Le dije que hay dos cosas fundamentales en las que España va a ayudar a la Argentina. La alianza del Mercosur con Europa, fundamental para facilitar el comercio, las inversiones. Y la entrada de Argentina a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (la entidad agrupa a 35 países miembros y su misión es promover políticas que mejoren el bienestar económico y social.", agregó.

Respecto a cómo ve el rumbo del país, el referente español dijo que cree que va en una buena dirección pero que el cambio tiene que consolidarse por mucho tiempo. Aclaró que es necesaria "una mayoría parlamentaria que de síntomas de estabilidad. Que sea quien sea el presidente, se va a respetar la seguridad jurídica, el libre comercio. No liderazgos mesiánicos, no super héroes, sino gente que quiera hacer las cosas de otra manera, mejor. Los liderazgos del pasado han pasado a mejor vida. Los liderazgos de hoy tienen que ser mucho más cercanos, mucho más humildes."

Sobre el final de la entrevista criticó los modelos populistas y acercó los modelos liberales de la actualidad a los Estados de bienestar, argumentando que hacen sostenible el rol del Estado a largo plazo.

"Lo que tratan de hacer los liberales en términos políticos, no solo económico, es ser los principales defensores de la igualdad de oportunidades, pero desde una economía sostenible. Yo diría que el populismo tiene respuestas mágicas ante problemas complejos. El gran reto es comunicar, explicar que los temas complejos tienen soluciones complejas. Habrá que llegar a acuerdos, habrá que hacer reformas. Claro que es más cómodo decirle a un ciudadano te voy a pagar la luz y el agua. Pero yo aspiro a una sociedad donde el ciudadano tenga salarios dignos y que puedan pagar ellos sus facturas. Porque es más digno y más sostenible. Para mí el debate no es si o no al Estado. Yo son un defensor del Estado de bienestar, pero sostenible, que le puedas decir a la gente voy a poder pagarte una pensión. Y ahí el populismo, si gobierna mucho tiempo, quiebra. La prueba es Argentina o Syriza (izquierda radical) en Grecia que prometió mucho y tuvo que hacer reformas. O Venezuela. El populismo suena bien a los oídos, en eso son buenos, pero luego si gobiernan mucho tiempo, te dejan el país en quiebra."

Fuente: Clarín