"Veníamos laburando por los derechos del trabajo y hoy estamos peleando contra el hambre de vuelta", lamentó Emilio Pérsico que se movilizará al frente del Movimiento Evita para participar de la marcha hacia Plaza de Mayo junto a la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) el domingo 7 de agosto, día en que la Iglesia Católica conmemora a San Cayetano, patrono del pan y del trabajo.

En diálogo con radio Diez, Pérsico explicó que el reclamo de las organizaciones a los diputados por un salario social garantizado prevé que "todos los planes sociales se sinteticen en uno nacional" que equivalga al "50% del salario mínimo vital y móvil".

Asimismo, remarcó que la situación en los barrios comenzó con un proceso donde "primero se nota la pérdida de la changa por el ajuste que hacen los trabajadores", a lo que se suma "la inflación que se come todos los recursos".

"Ahora estamos en un proceso de mano de obra muy calificada que quiere ocupar el lugar de la changa en los barrios, sobre todo en la construcción y en la aparición de negocios que cierran", reveló Pérsico.

"Que abramos de nuevo los comedores en donde teníamos talleres o locales Fines (planes de estudio para adultos) es la mayor vergüenza para nosotros como organización y la mayor derrota como sociedad", señaló.

La movilización convocada por CTEP, Movimiento Evita, Barrios de Pie y la Corriente Clasista y Combativa (CCC) partirá el domingo a las 9 de la iglesia de San Cayetano en Liniers hacia Plaza de Mayo.