Participaron del mismo, la Madre de Plaza de Mayo  Taty Almeida, el ex titular de la Corte Suprema de Justicia,  Eugenio Zaffaroni,  Sergio Maldonado, hermano Santiago Maldonado y el diputado nacional y nieto restituido, Horacio Pietragalla.

Textuales:

“Uno no espera que un presidente un día se levante y diga “hoy me levanté pensando que los visitantes tienen que ir a una cancha de fútbol”.  Uno espera que diga “hoy me levanté pensando que tengo que abrir los hospitales que están listos para inaugurar en la provincia de Buenos Aires ¿Miren si tuviéramos un presidente así? Hospitales terminados, listos para ser abiertos” (En referencia a los hospitales terminados en la provincia de Buenos Aires por el gobierno anterior y que el gobierno de Cambiemos se niega a poner en funcionamiento)

“¿En qué te mejoró la calidad de vida este gobierno? ¿Qué derecho te dio? ¿Qué te cumplió mininamente de lo que vos esperabas? Absolutamente nada. Esto es lo que tenemos que salir a preguntar” 

“¿Cuántos trabajadores argentinos votaron a Macri porque les había prometido eliminar el impuesto a las ganancias? Hoy ese impuesto lo pagan el doble que el 10 de diciembre de 2015. Además sube la desocupación, empeora la calidad del trabajo, se presiona a la justicia laboral, las indemnizaciones ahora van a pagar ganancias y detrás de todo eso el miedo a perder el trabajo y lo que va a pasar con vos”

“Lo que están haciendo es un saqueo nunca visto a cara descubierta. Yo no sé en cuantos países se paga el gas y la luz en cuotas, si es que se puede pagar porque ya hay gente que no llega a pagarla”

“Tengamos en cuenta que empezó con dos pizzas. Yo quiero a ese ministro que venga a explicar hoy la economía. ¿Se puede ser tan caradura?”

“Imagínense el cinismo del gobierno que habla de la Cuarta Revolución Industrial, los cambios en el tipo de trabajos y no sólo no prepara a su sociedad para este cambio, sino además les saca a los chicos las computadoras”

“Cuando uno escucha al Presidente de la Nación hablar sobre la inmigración descontrolada e incentivando los peores miedos y miserias que podemos tener como sociedad empieza a entender que esto no se trata de izquierdas y derechas sino de ser buenas personas o no serlo. Tenemos que preguntarnos en qué país queremos vivir”