Macri estará presente en la Cumbre de presidentes de México, Colombia, Perú y Chile que se hará el viernes en la ciudad chilena de Frutillar, la cual estará precedida el jueves de una reunión de medio millar de empresarios interesados en discutir asuntos vinculados con el comercio, la integración y las finanzas en la región.

La Alianza del Pacífico representa a un mercado de 217 millones de personas, concentra alrededor de la mitad del comercio de América latina y atrae el 41 por ciento de la inversión extranjera en la región.

"Hay un claro objetivo del Presidente de empezar a trabajar arduamente en una alianza real con los países del Pacífico y unir esas voluntades con las del Mercosur", dijo a finales de mayo la canciller Susana Malcorra, en una síntesis de lo que Argentina espera de su acercamiento a la Alianza.

Argentina, uno de los dos mayores socios del Mercosur junto a Brasil, se había mantenido indiferente a la Alianza del Pacífico desde su creación en 2011, una postura que parece haber cambiado luego de la llegada de Macri al poder.

Macri ha sostenido en varias ocasiones que su política exterior no chocará contra obstáculos ideológicos que puedan reducir las posibilidades de negocios en el mundo.

El presidente argentino, y su colega costarricense Luis Guillermo Solís, participará también como invitado en la reunión de empresarios que se celebrará el jueves en Frutillar, 990 kilómetros al sur de Santiago. Mañana comenzarán los debates a nivel de cancilleres.

La reunión de presidentes a la que asistirán el mexicano Enrique Peña Nieto, el colombiano Juan Manuel Santos, los peruanos Ollanta Humala (en ejercicio) y Pedro Pablo Kuczynski (electo) y la anfitriona chilena Michelle Bachelet, se llevará a cabo el viernes.

De los países observadores de la Alianza, han confirmado su participación en la Cumbre Empresarial doce ministros y seis viceministros, además de los ministros de los países miembros.

Uno de los objetivos de la Alianza es el de establecer una zona de comercio entre los países miembros, profundizando la integración de sus economías y el vínculo comercial con las naciones asiáticas de la cuenca del Pacífico, sobre la base de los acuerdos comerciales bilaterales existentes entre los estados que conforman el acuerdo.

Desde mayo está en vigencia un Protocolo Comercial de Alianza del Pacífico, que dejó libre de aranceles al 92% del comercio de bienes entre los países miembros, mientras que el 8% restante verá una desgravación progresiva.