El achicamiento ministerial que se anunció desde el domingo último con bombos y platillos, se encuentra lejos de reducir costo alguno.  Los nueve exministros, siguen en la estructura del Estado no serán secretarios de Estado, pero se les creó un nuevo tipo de cargo: "secretarios de Gobierno", quienes ganarán un salario casi de ministro. 

Los detalles se conocieron a través del Boletín Oficial, ayer a la tarde, con el decreto 801. Allí, el gobierno incorpora la figura del secretario de Gobierno, un cargo inexistente, y que estará por debajo de los ministros pero por encima de los secretarios de Estado.

Lo que se esperaba de la reducción de ministerios anunciada el lunes, es que Rubinstein pasara a ser secretario de Estado y los secretarios de Estado de esa cartera pasen a ser subsecretarios; y los subsecretarios pasen a ser directores y así hacia abajo de la estructura. Pero la creación de la figura del secretario de Gobierno en el artículo 8 de la nueva ley sólo modifica el rango del ministro. El resto queda inalterable.

El nuevo esquema formalizado hoy incluye los ministerios de Interior, Obras Públicas y Vivienda (Rogelio Frigerio), Relaciones Exteriores y Culto (Jorge Faurie), Defensa (Oscar Aguad), Hacienda (Nicolás Dujovne), Producción y Trabajo (Dante Sica), Transporte (Guillermo Dietrich), Justicia y Derechos Humanos (Germán Garavano), Seguridad (Patricia Bullrich), Salud y Desarrollo Social (Stanley) y Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología (Alejandro Finocchiaro).

Entre los ministerios que fueron eliminados figura el de Modernización cuyo titular, Andrés Ibarra, pasará a ser el nuevo vicejefe de Gabinete en reemplazo de los ex vicejefes Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, mientras que Marcos Peña se mantiene como jefe de Gabinete.

De acuerdo con el decreto que modifica la Ley de Ministerios, las competencias de la oficina abocada a supervisar el diseño y ejecución de políticas relativas al empleo público pasarán a depender la Jefatura de Gabinete que conduce Marcos Peña. Asimismo, las secretarías de Turismo y Ambiente y Desarrollo Sustentable dependerán directamente del Presidente.