A sólo horas del pase de mando entre Mauricio Macri y Alberto Fernández, el presidente electo fue entrevistado por Ernesto Tenembaum y habló sobre el país, su familia y su relación con el jefe de Estado saliente. 

Emocionado, Fernández relató: "Hoy pienso en mi hijo, en mi vieja que se fue este año, en Righi que fue muy importante, en el compromiso que tengo con los amigos que viven y confían en mi. Tengo la esperanza y el compromiso de no defraudar a ninguno".

"Es necesario que entendamos que el escenario que tenemos es muy feo, muy difícil. Cuando pensamos que cuatro de cada 10 argentinos es pobre uno se da cuenta de la dimensión del conflicto y por eso tendremos que ir despacio", relató el Presidente electo.

 "El rumbo del país va a cambiar. Desde el primer día tenemos que hacer que la gente sienta que cambió el chófer del colectivo y que ese colectivo que iba a 200 km por hora directo al precipicio, frenó y empezó a girar hacia un rumbo que atienda a los que peor están"

"Lo primero que vamos a hacer es trabajar en el tema del hambre y los sectores más postergados y al mismo tiempo trabajar en el tema de la deuda. Lo que Macri llamó 'reperfilamiento', las consultoras los llamaron 'default técnico': el anuncio de no poder pagar"

"Yo no soy amigo de Macri, lo traté pocas veces en mi vida. Pero hemos tenido un trato correcto entre ambos. Tenemos que aprender a convivir y respetarnos, más allá de lo que pensemos porque con Macri yo estoy en las antípodas."

"La política exige una ética de la solidaridad. No podemos vivir en una sociedad en donde unos están en el pozo y otros miran desde arriba. La ética de la solidaridad nos obliga a tender la mano y sacar del pozo a quienes están ahí"

Para finalizar, Fernández sentenció:"Hoy les voy a hablar a todos los argentinos. No creo en la lógica ni de la persecución ni de la venganza. Vengo a decirle a los argentinos que miremos para adelante. Que trabajemos y nos respetemos, cada uno con su pensamiento y su opinión"