El próximo lunes podría saberse si Cristina se impuso en el principal distrito del país, la provincia de Buenos Aires. Llamativamente, un juez cercano al Gobierno de Cambiemos se adelantó a los acontecimientos y llamó a indagatoria a la candidata opositora. La fecha elegida: unos días después de las elecciones generales de octubre.

El magistrado que tomó la decisión contra la ex presidenta fue Julián Ercolini, a pedido de los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques. Los tres tienen muy buena relación con el macrismo. Desde el entorno del kirchnerismo, aseguran que la decisión busca que los medios oficialistas tengan un tema para el fin de semana y así ocultar el escrutinio definitorio, que va a dar ganador en Buenos Aires a Cristina.

La causa en cuestión es la llamada "Hotesur" e investiga a la ex mandataria, a su entorno y a empresarios de la obra pública. El show mediático no termina ahí: además avanza la investigación por supuesta traición a la Patria, a partir de un memorandum aprobado por el Congreso nacional, a pesar de las críticas de los especialistas en Derecho.

Mientras tanto, se aguarda la definición oficial por el escrutinio en Buenos Aires que lleva dos semanas. Según todos los datos disponible, CFK se impuso por medio punto, a pesar de que todavía el Gobierno no aceptó la derrota y menos aún las irregularidades durante los comicios. A las 21 horas de las PASO, el resultado mostró a Cambiemos con 6 puntos sobre la candidata de Unidad Ciudadana.