La continuidad del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, es objeto de debate, demora y una pisca de suspenso. La intención de los Gobiernos con jurisdicción sobre el Área Metropolitana de Buenos Aires son partidarios de endurecer las restricciones, pero tienen matices.

Durante todo el jueves, el presidente Alberto Fernández, el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, mantuvieron conversaciones a lo largo de todo el día, pero el anuncio quedó para hoy.

Desde el Gobierno explicaron, sin embargo, que han acordado en avanzar en mayores restricciones a la movilidad que permitan una fuerte merma en la circulación. Según trascendió en la previa, la próxima fase incluirá fuertes restricciones en el transporte público del AMBA, el cierre de comercios y actividades allí y la vuelta atrás del ejercicio al aire libre en la Ciudad de Buenos Aires.

También señalaron que hay preocupación por "la evolución de la situación epidemiológica en el AMBA, tanto en la multiplicación de casos como en la contagiosidad del virus".

Y que Fernández, Kicillof y Larreta "permanecen reunidos ultimando los detalles del alcance y la implementación de las medidas, como así también la coordinación entre las áreas involucradas de los tres gobiernos". 

Según publicó Infocielo con información desde Casa Rosada, lo que se intenta afinar es la "letra chica". "Las características de la próxima fase requieren precisiones dada la delicada situación que estamos viviendo y las condiciones que impone la virulencia de la enfermedad", subrayaron.