No hay vuelta atrás, parece decir el Gobierno de Mauricio Macri en torno a su política de ajuste tarifario que está golpeando a millones de argentinos. Y no importa que el reclamo junte a toda la oposición y también despierte críticas de aliados, como el radicalismo y Elisa Carrió. "El país está en marcha", aseguró por su parte Macri para defender el ajuste.

"Siempre les he dicho y lo ratifico hoy: no soy mago. Me encantaría, pero no me sale eso", aseguró el mandatario en un acto en Tucumán. "Nada de lo que a uno le prometan que viene de regalo puede ser verdad", siguió.

"Es el esfuerzo el que te gratifica y te levanta el autoestima y ese es el camino en el cual vamos construir la Argentina, por eso el país esta en marcha", remarcó Macri. De este modo, pretendió dar una vuelta de página a un tema que incomoda al oficialismo y genera mucho rechazo social. Hoy, habrá una protesta en todo el país contra las subas en los servicios públicos.

A la mañana, cayó una sesión en el Congreso que buscaba discutir un nuevo cuadro tarifario. Cambiemos logró imponer su número y no hubo discusión. Sorprendieron los radicales y la propia Carrió, que por un lado cuestionan el tarifazo pero por el otro no aceptan discutir una alternativa.