Los estudiantes secundarios porteños rechazan “la eliminación del quinto año para reemplazarlo por trabajo gratuito en empresas”. Esta tarde intentaron sin éxito mantener una reunión con la ministra de Educación. Protestaban frente a la sede de la cartera.

El Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta parece decidido a imponer la reforma educativa en la ciudad de Buenos Aires sin atender el reclamo de los alumnos, que desde la semana pasada toman los colegios que formarán parte del plan piloto.

Esta tarde, representante de los Centros de Estudiantes de esas escuelas se acercaron hasta el Ministerio de Educación para mantener una reunión con la titular de la cartera, pero María Soledad Acuña se negó a recibirlos.

Ante la negativa de la ministra, realizaban una protesta frente a la sede gubernamental ubicada en Paseo Colon 255.

Los estudiantes se oponen a una reforma que “reforzará la precarización de contenidos e impondrá prácticas en empresas como mano de obra de barata”.

“Rechazamos la eliminación del quinto año de la escuela secundaria para reemplazarlo por trabajo gratuito en empresas”, subrayaron al iniciar las tomas en colegios porteños.

Hasta ahora, las medidas de fuerza se realizan en una veintena de establecimientos, como el Carlos Pellgrini, el Liceo 9 “Santiago Derqui”, el Bellas Artes “Rogelio Yrurtia”, el Colegio “Antonio Devoto”, la Técnica 33 “Plumerillo”, el Normal 1 “Roque Saenz Peña”, el Normal 10 “Juan Bautista Alberdi”, la Escuela N° 8 “Julio A. Roca”, el Bellas Artes “Manuel Belgrano” y el Comercial 7.

El proyecto oficial, denominado la “Secundaria del Futuro”, plantea la división en un ciclo básico de dos años, otro orientado de dos y el último presentado como “integrador y formativo del más allá de la escuela”. También agrupa las materias por áreas de contenidos, implementa un sistema de créditos para reemplazar las notas tradicionales e instaura las prácticas laborales del último año.

El asesor tutelar Gustavo Moreno, defensor de los derechos de niños y adolescentes de la Ciudad, y la asesora tutelar Mabel López Oliva presentaron ayer un amparo “a fin de que se ordene el cese de la aplicación del instructivo que dispone que las autoridades escolares deben denunciar penalmente las tomas de los establecimientos educativos”.

Acuña había negado la autenticidad del instructivo a pesar de que fue distribuido a las escuelas por medio de la casilla de mails oficial del Ministerio.

“La ministra Soledad Acuña dice que el instructivo no es real, pero lo que sí es real es que las autoridades de tres escuelas –la Mariano Acosta, la Julio Cortázar y el Manuel Belgrano– presentaron denuncias penales contra los estudiantes por las tomas, y en dos de las denuncias se cita el instructivo”, dijo Moreno.

Mientras tanto, los rectores de dos de los cinco colegios que dependen de la UBA, el Nacional Buenos Aires y el Carlos Pellegrini, anunciaron que “computarán las inasistencias diarias de todos los estudiantes” que se sumen a las tomas, alegando que la continuidad de la medida de fuerza “impide el desarrollo de las clases programadas”.