"El peligro cierto de que Cristina Kirchner destruya su mejor creación", así se llama la nota que publicó Ernesto Tenembaum. 

Ahí, el periodista apunta al poder desmedido que tendría Cristina Fernández en el gobierno de Alberto Fernández, desliza que se dejó cooptar (¿?) y demonizó a Máximo Kirchner, "encumbrado a dirigir el bloque en Diputados".

Sobre el hijo de Néstor y Cristina acusó: "Es el jefe de una organización que ha cosechado rechazos evidentes en la última elección. En muchos lugares donde impulsó candidatos propios -La Plata, Mendoza, Lanús, Quilmes (aún ganando), Mar del Plata-, sus números quedaron dos dígitos por debajo de las lista que integraban. Donde el kirchnerismo duro fue solo, perdió".

Con datos incomprobables como este: "Empezaron a correr también fuertes rumores de que las personas designadas para conducir la economía del país no serían finalmente las encargadas de hacerlo".

"¿Manda él o manda ella? ¿Por qué razón no se reúnen en la oficina del Presidente? ¿No sería un gesto de grandeza por parte de Cristina investirlo a Alberto Fernández del mayor poder posible?".

En la nota proclive a la grieta, se destaca este pasaje: "Tal vez sea un exceso de suspicacia, pero muchas personas, poco a poco, se preguntarán si no funcionará allí una filial del Ministerio de la Venganza, una idea contra la que Alberto se expidió varias veces".

Y una conclusión referida a Cristina con montaje final muy curioso: "¿De verdad intentará reflotar el proyecto del “vamos por todo”, llevándose por encima a su propio candidato y pese a los pésimos resultados que obtuvo? ¿O le dará aire a su mejor creación y entenderá, finalmente, los costos de la rigidez y la ambición desmedida? En ese dilema, que contiene un evidente trasfondo psicológico, se juega gran parte del destino del Gobierno que arranca en apenas 15 días".

Fuente: Diario Registrado