Tras la caótica marcha del 7 de marzo pasado, la central obrera confirmó que el 6 de abril próximo se realizará la esperada medida de fuerza, aunque no se realizarán movilizaciones.

Sin mucho entusiasmo, Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña lanzaron la huelga desde la sede Confederación General del Trabajo (CGT). La clara presión popular no les dejó margen para seguir eludiendo una medida de fuerza ante el ajuste salvaje de Cambiemos.

“Por unanimidad, este Consejo Directivo ha determinado el paro general para el 6 de abril por 24 horas”, anunció hoy el triunvirato de la de la central obrera y luego aclaró que la medida de fuerza se llevará a cabo “sin movilización”.

Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña confirmaron la fecha durante una conferencia de prensa desde la sede de la calle Azopardo. No hubo discursos enérgicos ni caras de entusiasmo. Más que decididos a parar contra Mauricio Macri, se los vio obligados por el fuerte reclamo de sus bases, que ya no soportan el ajuste, los despidos y el hambre.

“El martes de la semana pasada quedó demostrado un contundente malestar generalizado que la CGT intenta interpretar”, dijo Schmid y le pidió al gobierno de Cambiemos que le dé “respuesta a la ciudadanía”.

Así aludió a la multitudinaria marcha del 7 de marzo, donde cientos de miles de trabajadores, cansados de las idas y vueltas del triunvirato en torno al paro, comenzaron a cantar sin descanso: “¡Poné la fecha, la puta que te parió!”. Ese día, los secretarios generales tuvieron que huir del acto en medio de incidentes y un repudio generalizado.

“Queremos que el plan económico nos incluya a todos. Ya nos hemos manifestado en una solicitada el domingo, donde planteamos la interpelación al poder, por eso, vamos a parar el día 6 de abril por 24 horas y vamos a generar debate en toda la sociedad”, agregó Daer en la conferencia de prensa.

Por su parte, Acuña señaló que “son muchos los motivos por los que se convoca al paro, ojalá que el gobierno escuche y recapacite”.

“Los trabajadores durante 15 meses pusieron el hombro, y el gobierno lo único que hizo fue aumentar las tarifas y después no le podemos poner ninguna a favor”, subrayó.

Las CTA conducidas por Hugo Yasky y Pablo Micheli ya habían convocado esta semana a un paro general con movilización para el 30 de marzo, coincidiendo con el 35º aniversario de la histórica marcha de la CGT de Saúl Ubaldini contra la última dictadura cívico-militar.

Tras la decisión del triunvirato cegestista, Yasky aclaró que por el momento se mantiene el mandato de la medida de fuerza propia, pero que propondrá realizar “una gran movilización el 30 de marzo” y correr la fecha del paro general para “unificar” con la CGT el 6 de abril.