El jefe de Estado, Alberto Fernández, se reunió en la quinta de Olivos con los diputados Máximo Kirchner y Carlos Heller, y conversaron sobre el proyecto de impuesto a las grandes fortunas, que busca generar recursos en la lucha contra el COVID-19.

Tras el encuentro, Alberto twitteó en aval al proyecto que ha despertado la oposición de sectores, que piden un “gesto” a la clase política. No obstante, Fernández ya adelantó que el “ajuste a la política” no resuelve los problemas de fondo y que es mero populismo.

“Junto a Martín Guzmán recibimos a Máximo Kirchner y Carlos Heller para conversar sobre su proyecto de impuesto a las grandes fortunas, una herramienta útil para afrontar la lucha contra el coronavirus y las dificultades del presente con la solidaridad de los que más tienen”.

El proyecto grava por única vez a las personas físicas y jurídicas con las fortunas más altas del país, como bancos, supermercados, laboratorios, compañías de seguros o agropecuarios, entre otros.

El bloque de diputados nacionales del Frente de Todos presentará el proyecto este viernes, para reforzar las partidas presupuestarias destinadas a lucha contra el coronavirus.