A 20 días de asumir la presidencia, Alberto Fernández se anunció un aumento del precio de los combustibles de YPF pero finalmente se definió una suspensión pocas horas antes de que entrara a regir.  El incremento era del 5%. 

La medida fue decidida por YPF pero hasta que se decidió la suspensión, no se habían sumado el resto de las petroleras que operan en el país.

Con ese incremento que se iba dar, el precio de un litro de nafta súper hubiera quedado en  $56  y la “premium” en $64, como valor de referencia para las estaciones de servicio de todo el país.

El nuevo presidente de YPF es Guillermo Nielsen en agosto había criticado con duros términos la decisión del gobierno de Mauricio Macri de congelar el valor del petróleo, desde la explotación hasta el expendio en estaciones de servicio.