Amnistía Internacional (AI) publicó un crítico documento en el que llaman al gobierno de Mauricio Macri a "respetar y garantizar los derechos de las personas a la libertad de expresión y asamblea pacífica".

Acerca del accionar de las fuerzas de seguridad AI indicó que los operativos se guíen "estrictamente por los estándares internacionales del uso de la fuerza".

“El mundo entero va a estar mirando a Argentina durante la Cumbre del G20. Las autoridades deben estar a la altura de las circunstancias y mandar un mensaje muy claro a los cuerpos de seguridad, de respeto al derecho a manifestarse por encima de la lógica represiva que pueda derivar en el uso excesivo de la fuerza”, señaló la directora para las Américas de esa ONG, Erika Guevara Rosas.

 En ese sentido, Guevara Rosas, amplió: “La lógica de estigmatizar la protesta social debe ser desechada porque manifestarse pacíficamente es un derecho humano. En su tarea de mantener la seguridad de los asistentes a la Cumbre, el Estado argentino debe demostrar que, al mismo tiempo, puede garantizar manifestaciones que quieran expresar descontento”.

Por otro lado AI indicó que "las fuerzas de seguridad deben tratar de evitar emplear la fuerza", así como que "es posible prever la necesidad de utilizarla y para eso, los efectivos deben estar claramente instruidos y preparados para hacerlo de manera legítima, necesaria y proporcionada".

"Si consideran necesario dispersar a las personas manifestándose, deben hacerlo asegurándose que no existen otros medios menos violentos para conseguir el mismo fin. Ante cualquier exceso por parte de las fuerzas de seguridad, deben ponerse en marcha los mecanismos necesarios para que se investigue y sancione a las personas responsables", puntualizó la ONG.

Además, AI tramitó al Ministerio de Seguridad y al Ministerio del Interior un pedido de acceso a la información pública sobre la preparación del operativo de seguridad previsto para la Cumbre del G20, la compra de armamento destinada para el operativo, y las medidas adoptadas para asegurar que los cuerpos de seguridad hayan recibido el entrenamiento y cuenten con los medios adecuados para llevar a cabo esta labor.