Los datos fueron revelados por un informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV). En éste además estiman que las tarifas de servicios públicos llegarán a aumentar hasta un 3.624% en 2019, en relación a 2015.

Argentina fue el país en que más subieron los servicios públicos de toda América del Sur desde enero de 2015 al mismo mes de 2019: un total de 19,9%, de acuerdo con el salario mínimo que perciben sus pobladores. Le sigue Venezuela con el 19,5% y más lejos Perú y Brasil y Uruguay, que registraron un aumento de 6,8 y 6,0%, respectivamente, en el mismo periodo.

Desde la llegada de Cambiemos a la Casa Rosada en 2015, se pasó de una incidencia muy baja del costo tarifario en el salario mínimo de los argentinos, cercana al 6,1%, a una de 26%. Argentina pasó a la segunda posición en el ranking de los servicios públicos más caros de la región. Los aumentos desde 2016 hasta la fecha, nos posiciona sólo por detrás de Venezuela (41,5%).

Desde inicios de 2016, argentina tuvo incrementos acumulados promedio del 3.624% en energía eléctrica, de 2.401% en gas natural, y de 1.025% en agua potable de red. En tanto, el transporte aumentó el 1.118% en peajes, 601% en el boleto del tren, 494% en colectivos de corta distancia y un 322% en subtes, -también en términos de aumento acumulado-.

Otras tarifas de regulación estatal como el ABL, que incrementó un 181% o prepagas (un 155%) también son mayores que la inflación media acumulada de los últimos 3 años.