En medio de la mega corrida bancaria y el volantazo del Banco Central, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, salió a aclarar que "tenemos que ponernos un poco menos nerviosos cuando se mueve el tipo de cambio". Mientras, el dólar subió 30 centavos, el Central mandó las tasas al 30% y se fugaron U$S 1500 millones.

Por suerte para Casa Rosada, terminó una semana con mucho mar de fondo en materia cambiaria. En una semana, el Banco Central que conduce Federico Sturzenegger vendió más de U$S 2000 millones para evitar una brusca devaluación del peso. De ese total, 1500 millones se fueron del país. Así las cosas, el dólar subió 30 centavos hasta ubicarse en 20,80 pesos.

"Son 30 centavos, 1,5% en una moneda que es flotante con intervención, es nada", describió Dujovne que volvió a decir que la inflación está bajando, aunque todos los indicadores muestran lo contrario.

En lo que va del 2018, la inflación supera el 7%, la mitad de lo previsto por el macrismo para todo el año. Dujovne aclaró: "Todo eso está quedando un poquito tapado por una inflación que tarda un poquito más en bajar pero que no tenemos ninguna duda que va a seguir bajando".