El Grupo Socma, de la familia presidencial, vendió el 7% de las acciones de Autopista del Sol (AUSOL) después de que el Gobierno autorizara un aumento del 120% en el peaje. La Justicia investiga penalmente a funcionarios del Ejecutivo nacional.

Otra vez "un conflicto de intereses" cruza a Mauricio Macri y a las empresas vinculadas a su familia. Ahora el juez Daniel Rafecas deberá analizar si hubo "negociaciones incompatibles con la función pública" en el accionar de funcionarios de la administración de Cambiemos.

Con la llegada de Macri a Casa Rosada, se establecieron diferentes aumentos de tarifas en los peajes de las autopistas. Entre las empresas favorecidas estuvo AUSOL, que pertenece a Sideco Americana, del Grupo Socma. Las acciones de esa compañía aumentaron un 394% desde diciembre de 2015. Después, Sideco vendió una parte de AUSOL por 20 millones de dólares a Natal Inversiones SA. Un negocio redondo.

Diferentes diputados de la oposición, como Rodolfo Tailhade y Margarita Stolbizer, se presentaron a la Justicia. En el caso de la dirigente aliada al Frente Renovador realizó una denuncia penal contra funcionarios de Vialidad Nacional. La investigación será realizada por Rafecas.