Insólita decisión de la jueza Servini de Cubría: decidió poner como interventor del PJ, el principal partido de la oposición, a Luis Barrionuevo, un sindicalista cercano al Gobierno nacional. Además, Barrionuevo cuenta en su trayectoria con un hecho gravísimo. En 2003, generó un escándalo en la provincia de Catamarca cuando sus partidarios quemaron urnas durante las elecciones que debían definir al gobernador.

"Se trata de un personaje (Barrionuevo) que no puedo controlar", dijo el entonces presidente Eduardo Duhalde ante el escándalo desatado. Por los hechos de violencia, las elecciones debieron suspenderse.

Finalmente, se debió votar varios meses después. El radical Eduardo Brizuela del Moral se impuso con el 50% de los votos, sobre Liliana Barrionuevo, la hermana del gastronómico. Luis no pudo participar. Después, el Congreso buscó echarlo del Congreso por su responsabilidad en aquellas jornadas de principio de 2003.

Desde hoy, Barrionuevo será quien "ordene" al partido Justicialista de acuerdo a la insólita decisión de Servini de Cubría.