En la madrugada de hoy, el campamento que sostiene la vigilia en defensa de la libertad del ex presidente brasileño Lula da Silva fue atacado a tiros. El hecho terminó con dos heridos de bala, uno muy grave. El Partido de los Trabajadores (PT) hizo responsable al gobierno de Paraná por la falta de seguridad para los manifestantes.

"En el fondo, es una crónica anunciada. Desde el día 17 que mudamos de lugar el campamento, cumpliendo la orden judicial, que integrantes del movimiento social fueron atacados en la región. Desde aquel momento la coordinación de la vigilia venía exigiendo seguridad policial y apoyo de patrulleros, como fue señalado en los acuerdos que se realizaron para mudar de lugar el acampe", informó en un comunicado la organización que organiza el acampe frente a la cárcel donde está detenido Lula.

"Esa violencia es otra iniciativa de la elite golpista, conservadora y blanca, curitibana y brasilera, que es responsable por el período de violencia, crisis social y política que ellos produjeron con el golpe", aseguraron los seguidores del ex mandatario. Además, se informó que una de las personas heridas (recibió un tiro en el cuello) está en terapia intensiva.

Por último, agregaron: "Esto es parte del caos que ellos produjeron en la política y la economía. Mantenemos nuestra capacidad de lucha popular, mantendremos la resistencia, haremos vigilia hasta que Lula sea liberado. Haremos un gran 1 de Mayo aquí en Curitiba, masivo, con solidaridad internacional, que alimente la lucha, no nos van a intimidar".