-Cálculos preliminares del equipo económico señalan que el crecimiento este año será entre 1,5% y 2% este año, ¿qué piensa usted?

-De acá a las elecciones veo una política económica de evitar daños mayores. Del segundo trimestre de este año al cuarto firmo el cero de crecimiento. ¿Y el año que viene? Dependerá mucho de lo que hagamos con el FMI. Este año creceremos cerca de 1,5% en promedio, supongamos 1% en 2019. Estamos en un proceso donde la reactivación cíclica termina y la economía se desacelerará sin lugar a duda. Pero es prematuro hablar de recesión.

-¿Macri gestiona una década perdida?

-En 2019-2020 tendremos un producto por habitante que será 4 o 5% menor al de 2011. Y la inflación no muy diferente a la de Cristina. Pero ojo, eso no quiere decir que no se haya cambiado la organización económica.

-¿Entonces se estará mejor?

-Por un lado sí. Vuelvo a repetir, veo muchas cosas buenas de Macri. Cambiar el rumbo, ingresar al mundo, eliminar regulaciones, evitar un Rodrigazo, quitar impuestos a las exportaciones, salir del default. También algunas reformas del Estado muy buenas como el Pami.

-¿Y por el otro lado?

-Faltan corregir los precios relativos. El 70% del esfuerzo de bajar de 3,8% de déficit fiscal a 2,5% este año consistió en la disminución de los subsidios para lo cual, si se quiere seguir bajando el déficit, hay que seguir ajustando tarifas tanto en 2018 como 2019. Además habría que anunciar otro aumento de transporte.

-O sea que el ajuste no terminó este año

-No. La llave del ajuste para 2018 es que las tarifas se sigan corrigiendo en el segundo semestre. ¿Será menos que el ajuste del primer semestre? Posiblemente sí, pero no será cero. Con la aceleración de la inflación y con un dólar más alto, vamos a una inflación levemente superior a la del año pasado.

-¿Y las consecuencias de ese ajuste?

-No podemos correr el riesgo de no seguir corrigiendo tarifas con tal de que la inflación sea más baja en uno u otro mes. Acá no se trata sólo de ‘dar’ precios para que los privados inviertan. Se trata de hacer un ajuste fiscal en serio, creíble. Mire, yo veo que vienen tiempos difíciles para la Argentina y lo que el Gobierno tiene que asegurarse es que la gente coma, para decirlo de algún modo. La búsqueda de disminuir los desequilibrios básicos tiene que estar acompañado por comedores abiertos 7 días por 24 horas. Esta economía lleva 7 trimestres de recuperación y tenemos este grado de conflicto e insatisfacción. Habrá gente que sufrirá el ajuste de los precios de los alimentos.

-¿Habrá incertidumbre hasta 2019?

-Depende del programa con el FMI y como recupere el agro. La pregunta que más me hacen los políticos es cómo será el primer y segundo semestre de la economía en 2019.

Fuente: Noticias en Red, Clarín